Filosofía Montessori

Filosofía Montessori

El propósito del Modelo Educativo Montessori es proporcionar un ambiente ideal para que cada niño crezca intelectual y emocionalmente, los niños aprenden a través de su propia experiencia y su propio ritmo.

En un ambiente montessori, los niños pueden responder en cualquier momento a su curiosidad natural que existe en todos los seres humanos y construyen una base sólida para el aprendizaje permanente.

Cada aula está equipada para satisfacer las necesidades académicas y sociales de los niños de diferente rango de edad, aunque algunos elementos siguen siendo los mismos para ayudar a su experiencia.

La doctora Maria Montessori, basó su modelo educativo en sus observaciones sobre el trabajo del niño y su desarrollo, ella descubre que todos los niños de todas las razas del mundo, comparten características y pautas de desarrollo comunes.

En un ambiente montessori es primordial la colaboración adulto-niño y esta surge de manera natural porque el adulto es el guía que ayuda al niño a través de las presentaciones del material de desarrollo montessori y la motivación hacia el trabajo.

Los niños de una escuela montessori experimentan la alegría de aprender, disfrutar el proceso y asegurar el desarrollo de su autoestima, lo que le brinda experiencias para que el mismo cree su propio conocimiento y se desarrolle armónicamente.

La participación activa y comprometida de la familia, juega un papel muy importante pues apoya las acciones del colegio y refuerza las estrategias destinadas a favorecer el desarrollo del niño.